El sarro es una capa dura y amarillenta que se forma sobre los dientes.  Se debe al endurecimiento por calcificación de la placa bacteriana que se acumula en exceso y también se lo llama ‘tártaro dental’ y ‘cálculo dental’. La causa principal es la higiene inadecuada.  

La constitución de la saliva influye en la aparición de sarro y hay personas que tienen una producción de sarro mayor que otras.  El consumo de bebidas carbonatadas, refrescos y alcohol, es también un favorecedor de la formación de sarro dental. Pero la causa principal es la higiene insuficiente.

¿Dónde se acumula el sarro dental?

El sarro que se percibe más fácilmente a simple vista es el sarro supra gingival, que se forma sobre la superficie de los dientes y en las encías.  Pero también el sarro se deposita debajo de la encía, formando bolsas, y a este se le llama sarro su gingival. Los dos tipos de sarro ocasionan problemas.

¿Cómo afecta el sarro?

El sarro perjudica la salud bucodental. Crea una especie de barrera impenetrable, que favorece la proliferación de las bacterias. Su superficie pegajosa facilita la adhesión y acumulación de placa bacterial.  Tanto a nivel de la superficie de los dientes como debajo de las encías, existe el claro riesgo de la aparición de enfermedades dentales.

El sarro irrita los tejidos y provoca periodontitis, recesión de encías, halitosis. Las piezas dentales se aflojan y todo el sistema bucal pierde su equilibrio. También es una clara causa de aparición de caries.

Además, el sarro afecta a la estética.  Los dientes se manchan con facilidad, pues el sarro es muy poroso y absorbe restos de café, té, tabaco. El resultado es el color amarillento amarronado que lo caracteriza.

¿Se puede prevenir la formación de sarro?

Como ocurre con todas las afecciones bucales, la formación de sarro se previene con una adecuada higiene dental. La clave está en evitar la acumulación y calcificación de placa.  Esto se logra con un cepillado profundo, cuidadoso y frecuente, con el uso de cepillos interdentales y de hilo dental, que reducen la placa y evitan su endurecimiento.

Es importante que el cepillo alcance las encías, para acabar con la placa y con todos los residuos alimentarios.  Una buena crema dental antisarro también es útil.

¿Cómo eliminar el sarro que ya existe en la boca?

La prevención es fundamental.  Pero si ya se ha formado sarro, hay que eliminarlo.  Circulan versiones que sostienen que una persona puede quitar el sarro de su boca en casa. No es aconsejable.  Intentar hacerlo puede dañar la boca y provocar males mayores, además de que será totalmente ineficiente.

La única forma de quitar el sarro de forma efectiva y saludable es acudir a un profesional. Los técnicos especialistas disponen de las técnicas e instrumental adecuados para eso. El raspado radicular y el ultrasonido son las más utilizadas.

En Perio & Implant nos preocupamos de que nuestros pacientes tengan una sonrisa bonita y brillante. Para ello ofrecemos soluciones y tratamientos personalizados, con técnicas última generación: carillas de composite, empastes estéticos, protésis fijas sin metal, así como sesiones de blanqueamiento dental.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.