La periimplantitis es una inflamación a los tejidos que rodean a un implante dental. Se trata de una afección frecuente después de los 10 años de realizado el implante, pero también puede surgir antes. Es, por lo tanto, una complicación tardía que puede resultar en la pérdida del hueso periimplantario. Esta patología no afecta solo los tejidos blandos de la cavidad bucal, sino también la masa ósea que sirve como fijación y sujeción de los implantes.

Causas de la periimplantitis

Las causas de esta patología suelen ser un motivo de estudios constantes entre los profesionales de la salud bucal. Dentro de los factores de riesgos identificados se encuentran el tabaquismo y el alcoholismo. El primero, produce una vasoconstricción sanguínea y mayor agregación plaquetaria. El alcoholismo provoca un debilitamiento de la masa ósea marginal.

Los estudios también demuestran que hay más posibilidades de sufrir una infección en pacientes con antecedentes de periodontitis. Del mismo modo, las lesiones previas a la colocación del implante pueden desencadenar una periimplantitis.

Otras enfermedades sistémicas son motivo de debilitamiento del sistema inmune y la cicatrización. Dentro del grupo más frecuente en las causas de infecciones bucales se encuentran: diabetes mellitus, osteoporosis, hipotiroidismo.

Principales síntomas de periimplantitis

En muchos pacientes la periimplantitits pasa desapercibida hasta que aparecen los signos. Por tal motivo es fundamental realizar controles periódicos con el odontólogo. Las señales son muy similares a otras enfermedades periodontales.

  • Variaciones en el color de las encías. Se pueden volver de rojo azulado o manifestar enrojecimiento e inflamación.
  • Pérdida de masa ósea que solo puede detectarse en controles médicos mediante las placas radiográficas. Asociado a este síntoma se da un alargamiento aparente de los dientes.
  • Supuración purulenta en la zona en la cual se encuentra el implante y en la encía que la circunda.
  • Sangrado en las encías, en especial durante el sondaje periodontal para la evaluación de los tejidos gingivales.
  • Inflamación en los ganglios y mal sabor.
  • Molestias al intentar presionar los dientes.
  • En casos de mayor gravedad se presenta una movilidad del implante

¿Cómo se diagnostica?

Un odontólogo profesional realiza una evaluación de los tejidos periimplantarios. Este control permite prevenir y a su vez frenar el avance de una infección de los tejidos alrededor de los implantes.

El centro de la revisión estará puesto en detectar alteraciones de los tejidos y los huesos periimplantarios. Asimismo, se evalúa la presencia de inflamación, enrojecimiento o sangrado y la profundidad de sondaje.

Los procedimientos más habituales para diagnosticar una infección en los tejidos cercanos al implante son: placas radiológicas y estudios para el control de los niveles de placa bacteriana. Asimismo, se controla la correcta higiene bucodental para prevenir futuros inconvenientes.

Si te has sometido a un implante debes cuidar tu higiene bucodental y realizar controles periódicos. Un diagnóstico temprano es la mejor opción para evitar consecuencias más graves. La revisión de un profesional es fundamental para prevenir y bloquear el desarrollo de una periimplantitis.

En nuestra clínica Perio & Implant ofrecemos las mejores soluciones bucodentales, personalizadas para cada cliente y cada tratamiento. Contamos para ello con la más avanzada tecnología y un equipo profesional preparado y con amplia experiencia. Entre nuestros tratamientos, basados en la más alta tecnología, contamos con implantología, endodoncia, ortodoncia, diagnóstico en 3D, y mucho más.