implantología guiada por ordenador

La extracción de la pulpa dental para salvar la mayor cantidad de piezas dentarias es un procedimiento frecuente. De eso se trata la endodoncia, una intervención utilizada en caso de daños profundos que perjudican el interior del diente. Suelen afectar los vasos sanguíneos y los nervios, y pueden varias causas, desde una caries hasta el desgaste por erosión.

¿Qué es la endodoncia?

La endodoncia es una alternativa a la extracción, mediante un proceso sencillo que suele no ser doloroso y arroja buenos resultados. Se extirpa la pulpa dental, se limpian los conductos y el diente se deja aséptico e insensibilizado.

La necrosis de la pulpa dental es la causa fundamental de una endodoncia. Tiene su origen mayormente en caries muy profundas. También puede aparecer por traumatismos o por la erosión y abrasión que ocasiona el roce de los dientes. La mala calidad de los materiales utilizados en algunos tratamientos bucales, incluidos los tratamientos restauradores, también pueden ocasionar pulpitis dental.

El dolor surge de inmediato cuando la pulpa está afectada. La molestia se suele presentar al comer o beber, cuando ingerimos frío o calor o cuando estamos en determinadas posturas.

¿El objetivo de la endodoncia?

Como vemos, se trata de una intervención que practica el odontólogo para extirpar la pulpa o el nervio del diente. La idea es eliminar el tejido necrótico y las bacterias que de él surgen, limpiando el conducto.

Tras el diagnóstico, al que se llega después de conocer la intensidad del dolor y su ubicación, el especialista determina los pasos a seguir. La anestesia es uno de ellos. Se aplica de manera local, siempre que no haya inflamación o infección. De lo contrario, la operación debe posponerse, hasta que los antiinflamatorios y antibióticos hagan su efecto.

El siguiente paso es acceder a la pulpa a través de un agujero en la corona del diente.A continuación, se limpian los conductos que deben quedar totalmente asépticos. Posteriormente se obtura o sella el diente, cerrando los conductos previamente limpiados. Se restaura la anatomía del diente, para locual se rellena la cavidad con un material especial.

La conservación de la pieza dental

La pieza dental pierde la sensibilidad y deja de molestar, pero se conserva en su sitio. En algunos casos se producen cambios de tonalidad, el diente se vuelve translúcido y tiene un mayor riesgo de fractura.

Solo en algunos pacientes es necesario volver a intervenir en la pieza, si han quedado algunas bacterias que puedan poner en riesgo el diente.El seguimiento a la operación se mantiene durante unas semanas, a través de radiografías y observación del odontólogo. Son muy recomendables las visitas al especialista una vez al año.

La endodoncia nos permite conservar el diente y su funcionalidad. Lo que perderá será su sensibilidad, pues la pulpa dental desaparece. Es una alternativa a la extracción, siempre con el objetivo de poder conservar la pieza.

En Perio & Implant ofrecemos técnicas de última generación en el diagnóstico y tratamiento de caries, así como la restauración de esmalte, tejidos afectados y piezas dentales en general.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.