Un estudio de ortodoncia es la fase inicial en un procedimiento de colocación de aparatos dentales. Previamente a la planificación de todo el tratamiento, se realizan una serie de controles que incluyen otras pruebas, como fotografías y radiografías. Se trata de un paso básico para un diagnóstico personalizado y un resultado con éxito.

Pruebas que no pueden faltar en el estudio de ortodoncia

Una vez que el paciente decide utilizar aparatos dentales para la corrección de su oclusión o posición dental, debe someterse a determinados exámenes:

Examen personal

El ortodoncista realiza un análisis de la historia clínica del paciente para conocer su salud. En esta consulta además se realiza un examen bucal visual, en el que corrobora la problemática a tratar y otras complicaciones que se detectan con este tipo de controles, como las caries.

Sesión fotográfica

Otra fase del estudio de ortodoncia consiste en la toma de fotografías internas y externas. Las fotografías intraorales son que dan información precisa del estado y posición de las piezas dentales. En ellas se visualizan mal posiciones de los dientes, alineamientos mal equilibrados, problemas en la mordida, etc.

Las fotografías extraorales son las que se toman de la boca y el rostro completo. Las imágenes resultantes permiten al profesional en ortodoncia conocer factores estéticos; en especial la forma en que la estructura ósea repercute en la simetría facial, los labios, etc.

Estudios radiográficos

Suelen realizarse dos tipos de radiografías que facilitan el diagnóstico y posterior tratamiento. Las radiografías de cráneo muestran las medidas de los huesos craneales que intervienen en el procedimiento. Es posible determinar con ello el tamaño normal o no de mandíbula y maxilar, y su distancia con las piezas dentales.

La radiografía panorámica de boca es frontal y de gran utilidad para la planificación del ortodoncista. Aporta información sobre el estado de las muelas de juicio, ausencia dentaria, raíces, infecciones u otros problemas de salud dental.

Toma de impresiones

Para finalizar, se realiza la toma de impresiones que identifican la cavidad bucal de los pacientes. Sobre esta muestra que expresa el tamaño real de los dientes, los espacios, etc., los profesionales planifican la posición de los aparatos.

¿Por qué hacer un estudio de ortodoncia?

Independientemente del tipo de aparatos que vaya a colocarse, el estudio de ortodoncia es fundamental. Es la garantía de un diagnóstico efectivo y de un tratamiento adecuado a su problemática.

La realización de estos estudios favorece los mejores resultados. Como consecuencia, la adaptación al tratamiento será mucho más sencilla y el paciente no tendrá más gastos en modificaciones o sustituciones posteriores.

En Clínica Perio&Implant ofrecemos soluciones personalizadas en tratamientos de ortodoncia, ya sea la convencional, lingual, ortognáfica, invisible o de zafiro. Nuestra experiencia y profesionalidad nos avala.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.