El miedo al dentista es algo muy frecuente, y es por esa razón que la mayoría de las personas no sigue la recomendación de visitar la Clínica Dental por lo menos dos veces al año. Se suele acudir solo cuando hay algún dolor o molestia importantes. Sin embargo, esta no es una buena idea.

La detección temprana de problemas dentales puede evitar muchos dolores de cabeza y también gastos considerables. A continuación, veremos algunos detalles para entender mejor por qué se debe ir al dentista dos veces al año.

 

¿Quiénes deben visitar al dentista dos veces al año?

La recomendación de acudir dos veces al año al dentista es general para todas las personas. Puede parecer exagerado tener que hacerse una revisión cada seis meses. Sin embargo, se estima que en ese tiempo se pueden acumular placa y sarro suficientes como para ser necesaria, por lo menos, una limpieza bucodental profesional.

Algunas comidas y bebidas también pueden producir manchas en ese periodo. Por ejemplo, el café, el té, el vino y el tabaco manchan los dientes muy rápidamente. Para corregir esta situación también son necesarias las limpiezas en la Clínica Dental, además de una adecuada higiene en casa.

Visitar a dentista cada seis meses también permite que cualquier enfermedad sea detectada de forma temprana, y su tratamiento sea más sencillo y eficaz. Sin embargo, algunas personas que pueden necesitar más de dos visitas al año.

Las mujeres embarazadas, los fumadores, las personas que sufren diabetes o aquellas que tienen alguna enfermedad periodontal, tienen un mayor riesgo. También se encuentran en esta situación quienes tienen un sistema inmune debilitado por alguna enfermedad o tratamiento médico, ya que son más propensos a sufrir infecciones.

En el caso de estos pacientes considerados de alto riesgo, la recomendación es acudir al dentista cada tres meses. Sin embargo, el especialista será quien determine con exactitud cuándo deben hacerlo.

 

En qué consiste la revisión del dentista

Durante la revisión de rutina, el profesional odontólogo examina detenidamente los dientes, las encías y la boca en general. También puede examinar la cara, la mordida y la saliva. Todo ello se compara con el historial del paciente

Es posible que durante esta revisión se detecte algún problema particular, como caries o cualquier otra enfermedad que requiera tratamiento. De no ser así, el dentista generalmente aprovecha para realizar una limpieza bucal profunda.

 

La detección precoz evita complicaciones

La visita al dentista dos veces al año es una medida de prevención. De esta manera, si el paciente presenta alguna enfermedad, aunque no presente ningún síntoma, se podrá aplicar de forma temprana el tratamiento adecuado.

Enfermedades como la periodontitis, también conocida como piorrea, pueden derivar en problemas de salud más graves. Se ha demostrado que la enfermedad periodontal está asociada a problemas cardiovasculares y a algunos tipos de cáncer. Detectarla precozmente permite tratarla de forma más eficaz, evitando estas consecuencias graves.

Por otro lado, detectar problemas bucodentales en sus primeras fases evita tratamientos más complicados y costosos. Por lo que visitar al dentista dos veces al año puede representar también un gran ahorro de dinero.

Pide cita sin compromiso con nosotros y ven a vernos por primera vez de forma gratuita.