El hábito de comerse las uñas está más extendido de lo que parece, y no distingue edades ni sexos. Aunque parezca una costumbre no demasiado dañina, el hecho de mordernos las uñas puede provocar serios problemas en la boca.En realidad no solo afecta la imagen, sino que puede alterar la salud más de lo que…