El paciente, que durante una época padeció bruxismo y que actualmente ya está estable, acude a la clínica con el objetivo de  recuperar el tamaño y forma de sus dientes. Tras la escultura dental diseñada por encerado diagnostico, el paciente gana en armonía, cambia por completo su estética y recupera la sonrisa.