La mayoría de las personas suelen visitar al dentista cuando tienen un problema, un dolor dental o un sangrado de encías. Es una visita que generalmente no resulta muy atractiva, por lo que se aplaza todo lo posible. Sin embargo, esto puede ser un grave error.

La salud bucal afecta de forma considerable la salud general y el bienestar. Es por eso que los expertos recomiendan visitar al odontólogo cada seis meses. De lo contrario puede ser demasiado tarde; la enfermedad periodontal o las caries pueden estar muy avanzadas y el tratamiento puede resultar menos eficaz y más caro y complicado.

 

La limpieza profesional

Cuando se acude al dentista cada seis meses para una visita de control, el especialista hará una revisión completa de la salud bucodental. Además, al menos en una de esas dos visitas anuales realizará una limpieza profunda.

Esta limpieza es indispensable para mantener la boca libre de placa bacteriana. Hay que recordar que, a pesar de la higiene y el cuidado diarios, el cepillado en casa no nos permite eliminar todos los restos de comida. Las bacterias se acumulan poco a poco entre los dientes y encías; sino se eliminan,se irá formando el sarro.

En el proceso de limpieza profesional, el dentista elimina el sarro y la placa con herramientas especiales. Esto ayudará a evitar el desarrollo de la enfermedad periodontal.

Prevenir siempre es mejor que curar

La prevención de enfermedades dentales a través de la visita al dentista cada seis meses evitará que se presenten un gran número de malestares y enfermedades. Y esto se traducirá en un mayor bienestar en términos de dolor, molestia, incomodidad e incluso en el aspecto financiero.

En las enfermedades dentales, los síntomas no siempre están presentes al inicio. Por eso, la visita periódica al dentista también permitirá una detección temprana de cualquier patología oral. Y esto se traducirá en la posibilidad de poder aplicar un tratamiento a tiempo, que sin duda será más sencillo y resultará más eficaz.

 

La visita al dentista cada seis meses ayuda a cuidar la salud general

Además de tener un efecto negativo en la calidad de vida de una persona, las enfermedades bucodentales ponen en riesgo su salud general. Estas patologías pueden en efecto propagarse a otras partes del cuerpo y producir diferentes tipos de infecciones y patologías.

Existe un vínculo entre las enfermedades bucodentales y ciertos trastornos del corazón y los pulmones. Las bacterias presentes en algunas de estas enfermedades tienen una incidencia directa en el riesgo de sufrir ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares. La inhalación de estas bacterias por vía oral también puede provocar infecciones como la neumonía.

Por todo ello, el hábito de visitar al dentista dos veces al año ofrece todo tipo de ventajas. Aunque se tenga un poco de pereza para ir a la clínica dental, con ello se podrá evitar la aparición de infecciones y enfermedades, costosos tratamientos y la aparición de dolor intenso.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.