Un blanqueamiento dental es un tratamiento simple que embellece la sonrisa de todos. Los dientes más blancos elevan la autoestima y ofrecen una sensación de limpieza plena. Quienes se someten a este proceso desean que sus efectos perduren en el tiempo. Por lo tanto, es importante conocer también los cuidados posteriores que deben tenerse en cuenta.

¿En qué momento volver a comer?, ¿qué tipo de comidas y bebidas se pueden ingerir?, ¿se sigue con la misma rutina de limpieza? Estas y otras dudas surgen en quienes se han sometido a un blanqueamiento dental.

¿Qué hacer para mantener los resultados de un blanqueamiento dental?

Es natural que los dientes queden con una sensibilidad mayor después de una sesión de blanqueamiento. Las medidas que se adopten los días siguientes son fundamentales para el mejor resultado. La relación es muy simple: una semana de precaución asegura, al menos, dos años de dientes blancos.

Evitar bebidas muy frías o calientes

Durante los días en que permanezca la hipersensibilidad dentaria se aconseja beber líquidos a temperatura ambiente.  Ello ayuda a prevenir dolores o malestares.

Limpieza bucodental

Siempre es aconsejable mantener el cepillado habitual, pero hay que prestar atención a los productos que se utilizan. Las pastas dentales deben ser incoloras para no afectar el tratamiento. Lo recomendable es optar por un dentífrico con blanqueador o gel.

Descartar el tabaco

Los fumadores se deben abstener durante 48 horas de encender un cigarrillo. Los productos químicos del tabaco son nocivos para la coloración y perjudican al blanqueamiento dental. Hay que recordar que, tras el proceso de blanqueamiento, el esmalte dental es más vulnerable a la acción del tabaco.

No consumir frutas ácidas

El kiwi, los cítricos y otras frutas similares tampoco deben incluirse en la dieta posterior al tratamiento. Afectan de forma directa la sensibilidad y también producen cierto desgaste en el esmalte. Esto incluye a los zumos realizados con estas frutas.

Descartar comidas con colorantes

Los colores oscuros como los de la remolacha o la espinaca pueden manchar los dientes. Hay que eliminar este tipo de alimentos la primera semana tras el tratamiento de blanqueamiento, para evitar su acción agresiva.

Evitar las bebidas con colorantes

Igual que en el punto anterior, las bebidas oscuras como el vino tinto, el café o el té no son beneficiosas. Su presencia perjudica de forma negativa el esmalte de los dientes y mucho más tras el proceso de blanqueamiento.

Olvidar los dulces las primeras 48 horas

Los dulces y golosinas en general poseen un alto nivel de azúcar y colorantes químicos, perjudiciales para nuestras piezas dentales. Para mantener una sonrisa brillante, higiénica y saludable hay que descartar este tipo de productos.

Según sea el tipo de blanqueamiento dental que se realice pueden realizarse sesiones de refuerzo. Pero en todos los casos hay que tener las precauciones recomendadas.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.