La periodontitis y la calidad de vida están totalmente relacionadas. El periodonto es una base de tejidos que rodean, soportan y protegen la dentadura. Por otro lado, las encías funcionan como defensa ante agentes patógenos externos. Del sustento se ocupan el cemento dentario, el ligamento periodontal y el hueso alveolar. La inflamación de toda esta estructura es una de las causas más comunes entre quienes padecen problemas bucales.

Las bacterias son responsables del surgimiento de esta enfermedad. Pero hay otros factores que también hay que tener en cuenta, como el tabaquismo, diabetes mellitus y malos hábitos de limpieza bucal. Es una infección no transmisible, que a medida que se hace crónica puede originar limitaciones serias. Al mismo tiempo, es una condición fácil de prevenir con una buena higiene oral y visitas obligatorias cada seis meses al odontólogo. 

Síntomas y variantes

Entre los síntomas de la periodontitis están la inflamación, sensibilidad excesiva, halitosis, enrojecimiento y sangrado al cepillarse. Cuando la situación no es tratada adecuadamente, se puede presentar supuración, abscesos y movilidad dental. Así como la destrucción de los tejidos soporte que llevan a la caída de los dientes.

Esta patología se clasifica en 5 tipos:

  1. Crónico, el más común.
  2. De avance lento, aunque se puede agravar y afectar gran parte de la dentadura.
  3. El agresivo, caracterizado por pérdida de dientes y destrucción ósea rápida.
  4. Sistémico, puede ser manifestación de enfermedades como diabetes, leucemias u otras.
  5. Necrosante, evoluciona con violencia en la destrucción del tejido provocando cráteres.

La correspondencia entre la periodontitis y calidad de vida

Una boca con falta de piezas dentales afecta lo físico, estético, psicológico, funcional y social, además de poder sufrir consecuencias que pueden ser permanentes. Una de estas consecuencias sería el dolor constante o la pérdida definitiva de piezas dentales. No olvidemos que la destrucción progresiva e irreversible de la cavidad alveolar no permite el uso de prótesis que reemplacen los dientes reales.

La dentadura desempeña un papel muy importante en el inicio de la digestión. Sin desestimar otro de sus funciones más importantes, como es la adecuada pronunciación al hablar. Después de todo, en la comunicación oral son necesarios unos dientes con un adecuado estado de salud.

No obstante, es en las interacciones sociales donde la periodontitis y calidad de vida interactúan marcando un impacto en lo psicológico. El rostro y su dentadura se constituyen en la tarjeta de presentación personal. Su mal estado causa vergüenzas y complejos que afectan la vida social integral de las personas en su ámbito social.

Cuando la periodontitis está extendida, se vuelve un problema social. Por ejemplo, en países como España esta enfermedad es considerada como un problema de salud pública. Es decir, trasciende el ámbito individual para llegar al esfuerzo de organizaciones púbicas y comunidades para solventar las causas que la origina.

En Perio&Implant, conocemos la importancia de la enfermedad periodontal y realizamos un estudio genético personalizado, tras lo cual ponemos en marcha un tratamiento eficaz, además de un seguimiento posterior especializado.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.