El porcentaje de personas mayores aumenta cada año, pues la esperanza de vida es cada vez mayor. Tanto es así que según la OMS el número de personas mayores de 60 años pasará de los 600 millones del año 2000 a los 2.000 millones en el año 2050. Esto provoca que cada vez se invierta más en actividades de ocio y salud. De este modo, se hace necesario prestar una mayor atención a nuestra salud bucodental, puesto que viviremos más y tendremos que conservar nuestra dentadura durante más tiempo.

Sin embargo, la mayoría de las personas no son conscientes de la importancia que tiene mantener su salud bucal a lo largo de su vida, y hasta la actualidad la odontogeriatría no ha cobrado la relevancia que merece.

Las personas mayores cuentan con enfermedades y afecciones propias del desgaste de dientes y tejidos. Con frecuencia se culpa a la edad de la pérdida de dientes y en definitiva, de una mala salud bucodental, pero por suerte esta idea está cambiando. Hoy en día, las personas mayores llevan una vida social más activa, lo que se traduce también en una mayor preocupación por su salud bucodental, ya no solo por salud sino también por estética. El tratamiento más común entre las personas mayores es la sustitución de las piezas dentales que se han perdido con prótesis implanto, dento o muco soportadas.

Si no se realiza un tratamiento a tiempo es posible que el resto de piezas dentales se desplacen afectando de manera negativa a la mordida, así como aumentar el riesgo de padecer enfermedades periodontales o infecciosas como la caries.

Asimismo, la pérdida de piezas dentales puede provocar cambios en la gestualidad de la cara, afectando a la forma de la barbilla o a la posición de los labios, influyendo de manera significativa a nuestra apariencia física.

Gracias a los avances tecnológicos, hoy día existen numerosas técnicas para tratar este tipo de afecciones, tales como las prótesis completas o parciales, fijas o removibles, bien sobre las piezas dentales, sobre implantes, etc.

Las personas con este tipo de tratamientos deben aprender y llevar a cabo una serie de cuidados más especiales y prestar atención a su higiene bucodental diaria, pues un deficiente mantenimiento de dentaduras postizas, por ejemplo, podría provocar numerosas afecciones.

Por otro lado, es muy importante tener en cuenta los posibles efectos secundarios que pueden afectar a la cavidad oral ante tratamientos de enfermedades como la diabetes o enfermedades cardíacas. Entre esos efectos secundarios destaca la xerostomía o sequedad bucal.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.