La alimentación es una pieza clave para conseguir una salud de hierro. Una dieta con un alto nivel de carbohidratos o grasas trans puede ser un eslabón desencadenante de enfermedades graves a varios niveles: corazón, sangre, pulmones. Y es que la salud dental no queda atrás. Este tipo de mala alimentación puede influir muy negativamente en nuestra salud oral, hasta el punto de provocar la pérdida de piezas dentales tal y como muestra un estudio de la Facultad de Odontología de la Universidad de Washington en Seattle (EE.UU.).

Para evitarlo, es importante seguir una dieta rica en alimentos antiinflamatorios, como es el caso de los ácidos grasos omega-3, la fibra y la vitamina D, que ayudan a prevenir la aparición de enfermedades inflamatorias.

Por otro lado, la ingesta de este tipo de alimentos entre comidas tiene una fuerte relación con el riesgo de caries, pues produce cambios en el pH y alarga el tiempo de aclaramiento oral, lo que incrementa la probabilidad de desmineralización del esmalte. Por ello es aconsejable evitar el picoteo entre comidas y limitar el consumo de azúcares a esos momentos donde el flujo salivar es mayor y permite un rápido aclaramiento oral.

Por lo tanto, está claro que debemos prestar una especial atención a nuestra alimentación. Y durante toda la vida, pues el hecho de incluir en la dieta estos nutrientes pro-inflamatorios (carbohidratos y grasas trans) aumenta el riesgo de perder nuestras piezas dentales a cualquier edad.

Como hemos visto a lo largo del artículo, la alimentación juega un papel fundamental en la salud general y también en la bucal. No es solamente lo que comemos sino cuándo lo comemos. Los alimentos ingeridos durante una comida principal (desayuno, comida y cena) resultan menos nocivos porque se libera más saliva durante la comida, lo que ayuda a masticar y pasar los alimentos de la boca al sistema digestivo, y también porque la saliva tiene un papel crítico a la hora de contrarrestar los efectos de los ácidos sobre los dientes. Lo óptimo es seguir una dieta equilibrada y reducir el picoteo entre comidas.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.